BIENVENIDOS

BIENVENIDOS

viernes, 24 de mayo de 2013

MICAELA VILLEGAS (LA PERRICHOLI)

Perricholi.jpg
“La Perricholi” era el nombre despectivo que sus enemigos prodigaban a la vivaz actriz y bailarina doña MICAELA VILLEGAS, para sus íntimos “Miquita” y entre esos íntimos figuraba nada menos que el Virrey del Perú, General don Manuel de Amat y Junyent. La palabra “Perricholi” fue acuñada por una perversa mezcla entre “perra” y “chola”. No fue ajeno a la creación de este abominable apelativo la pronunciación acatalanada del propio virrey amante.
Micaela Villegas, ‘la Perricholi’, es una figura singular y apasionante del Perú colonial que ha inspirado toda suerte de creaciones artísticas, desde literarias, teatrales y musicales, hasta series de televisión. Sus amores con el virrey Amat fueron piedra de escándalo, pero también de afirmación femenina y de reivindicación criolla.
A Miquita le gustaba exhibirse con el Virrey y provocar la envidia de la nobleza limeña. No existe ningún retrato de ella, sólo algunas descripciones muy entusiastas como las de José Antonio Lavalle y otras menos favorables como las que hizo Ricardo Palma, pero en lo que si coinciden es que era dueña de mucha gracia y encanto.
En 1769, Micaela y el Virrey tuvieron un hijo al que llamaron Manuel. Cuando el Virrey Amat fue cesado del Perú y vuelve a España le deja una generosa pensión y varias propiedades. Ella se quedó con su hijo y tiempo más tarde se asoció con Vicente Fermín, con quien se casó en 1795, quedando viuda trece años después .
Sus últimos años de vida vistió el hábito de las Carmelitas y se dedicó a la oración, realizó muchas obras de caridad que hicieron olvidar a los limeños sus escándalos de juventud.

Micaela Villegas fallece en su casa de la Alameda Vieja, a los 71 años, el 16 de mayo de 1819. Sus herederos fueron su hijo Manuel y su nieta mayor Tomasa. Su sepelio se realizó tal como ella lo había pedido, muy sencillo. Fue enterrada en la Iglesia de la Recoleta de San Francisco