BIENVENIDOS

BIENVENIDOS

viernes, 8 de marzo de 2013

MARIA CLAUDIA FALCONE

Fue una de las estudiantes secundarias que, habiendo militado por el derecho al uso del boleto escolar, entre otros pedidos, resultó detenida-desaparecida la noche del 16 de septiembre de 1976 (la llamada Noche de los Lápices), durante la dictadura militar autodenominada Proceso de Reorganización Nacional, en la ciudad de La Plata (provincia de Buenos Aires).
Nació el 16 de agosto de 1960, en la ciudad de La Plata. Militaba en la Unión de Estudiantes Secundarios (UES) y colaboraba en tareas de educación y sanidad en las villas miserias. Realizó sus estudios primarios cerca de su casa, en la entonces Escuela Normal Nº 3 "Francisco Aberra", de la calle 8 entre 57 y 58.
En 1973 ingresó al Bachillerato del Bellas Artes (colegio dependiente de la Universidad Nacional de La Plata), que quedaba a una cuadra y media de su casa; en ese colegio fue elegida delegada de su curso.
Joven peronista convencida, hacía asistencia social en villas y barrios carenciados.[cita requerida]
En 1975 luchó por la obtención del Boleto Estudiantil Secundario. Lo hacía en solidaridad hacia los chicos de escasos recursos económicos que vivían lejos y que necesitaban ayuda. También para que el boleto quedara para futuras generaciones, ya que Claudia decía que: "aunque el boleto no lo consigamos para nosotros quedará para futuros estudiantes".
Así, luego de asambleas, de repartir volantes, de petitorios e incluso una manifestación frente al Ministerio de Obras Públicas donde se congregaron estudiantes de casi todos los colegios secundarios de La Plata, y donde fueron reprimidos por fuerzas de seguridad y de infantería, finalmente se logró la obtención del Boleto Estudiantil.
El 24 de marzo de 1976 una nueva dictadura militar irrumpía en la Argentina.
En la madrugada del 16 de septiembre Claudia es secuestrada del departamento de su tía abuela junto a su amiga María Clara Ciocchini (de 18 años) que era oficial de Montoneros y superior jerárquica de Maria Claudia, que en ese momento era aspirante en la organización.1 Hacía sólo un mes que había cumplido 16 años. Según Jorge Falcone al irrumpir el grupo de tareas en el domicilio donde se encontraban Claudia y María Clara, ambas chicas corrieron escaleras arriba amenazando a los intrusos con abrir fuego, pero desistieron de armar un tiroteo porque estaban en un pasillo estrecho de un edificio de departamentos. Agrega que en el baño de la casa encontraron “varias armas cortas y algunas “pepas” pertenecientes a la agrupación y que la tía, que logró espiar sin ser advertida, pudo apreciar que se movieron con datos precisos.2 Esa misma noche también secuestraron a otros jóvenes que habían participado en la manifestación por obtener el Boleto Estudiantil, entre los que se encontraban Horacio Úngaro, Daniel Racero, Francisco López Muntaner y Claudio De Acha, todos ellos de entre 16 y 18 años y amigos de Claudia. Este episodio es recordado como "La Noche de los lápices".
Luego, Claudia es trasladada a un centro clandestino de detención llamado Pozo de Arana (o destacamento de Arana) ubicado en calle 137 Esq. 640, La Plata.
El 23 de septiembre la trasladan a otro centro clandestino, el Pozo de Banfield (sito en la Brigada de Investigaciones de Banfield) ubicado en las calles Siciliano y Vernet.
Pasó por varios centros clandestinos de detención: Arana, Pozo de Banfield, Pozo de Quilmes, Jefatura de Policía de la Provincia de Buenos Aires y las Comisarías 5a., 8a., y 9a. de La Plata y 3a. de Valentín Alsina, en Lanús, y el Polígono de Tiro de la Jefatura de la Provincia de Buenos Aires. En ellos fue torturada y sometida a todo tipo de abusos y violaciones sexuales, como una forma más de tortura y ensañamiento.
María Claudia Falcone al igual que más de 200 adolescentes hoy continúa desaparecida. Fue vista por última vez por Pablo Díaz, el día 28 de diciembre del mismo año en Banfield. A partir de allí su destino es incierto.